Utilizamos cookies (propias y de terceros como p. ej. Google Analytics.) para facilitarle el uso de nuestras páginas web y poder adaptar mejor nuestra oferta a sus intereses. Al seguir utilizando nuestras páginas web se fijan únicamente las cookies técnicamente necesarias, al aceptar se fijan todas las cookies (también las cookies para marketing). Su autorización es libre y puede ser retirada en cualquier momento con carácter a futuro.

Encuentra informaciones adicionales en nuestra declaración de protección de datos.

Aceptar

SHREDLAGE®

Más leche, animales más sanos.

La tecnología conocida bajo la marca SHREDLAGE® para el tratamiento del ensilado de maíz, trabaja el material de forma intensiva y multiplica la superficie del material picado. Esto incrementa el efecto estructural del ensilado de maíz en el rumen de la vaca.

SHREDLAGE®

Más leche, animales más sanos.

La tecnología conocida bajo la marca SHREDLAGE® para el tratamiento del ensilado de maíz, trabaja el material de forma intensiva y multiplica la superficie del material picado. Esto incrementa el efecto estructural del ensilado de maíz en el rumen de la vaca.

Los requisitos mundiales son muy diferentes.

La sinopsis.

Dependiendo de la explotación y el uso, los requisitos para el largo de picado y el acondicionado del ensilado de maíz son actualmente muy diferentes. La gama va desde un picado extremadamente corto con de 3,5 a 12 mm de largo de corte hasta SHREDLAGE® con un largo de corte superior a 25 mm. Actualmente podemos hacer una diferenciación en tres grupos.

Requerimiento 1: Ensilado picado corto.

Con longitudes de corte de 3,5 a 12 mm se habla de ensilado picado corto. El picado corto se utiliza tanto como ensilado para su uso en plantas de biogás, como también para la alimentación de vacas y ganado bovino. En este caso se necesita un material vegetal homogéneo, corto y de estructura muy fina. La abertura de los granos también tiene que alcanzar un nivel muy alto. Este ensilado con un bajo efecto estructural es utilizado sobre todo para biogás. Cuando se utiliza para la alimentación del ganado, tiene que ser complementando por portadores alternativos de estructura en cantidad suficiente.

Requerimiento 1: Ensilado picado largo.

El "clásico" picado largo cubre el rango de longitud de picado de 12 a 22 mm y se ha establecido desde hace años en muchos países. Aquí se logra además de la abertura del grano también un efecto estructural mejorado; pero en los diferentes componentes del forraje no se abren las fibras de forma tan intensiva en comparación con SHREDLAGE®. Además en el ensilado picado largo se logran ventajas con el mayor efecto estructural para la actividad de los rumiantes; únicamente la compactación en el silo ha demostrado aún insuficiencias en el pasado.

Requerimiento 3: SHREDLAGE®.

SHREDLAGE® es un concepto de forraje relativamente joven que viene de Norteamérica. Con hasta 30 mm el material es picado extremadamente largo. Con una gran abertura del grano y además una fuerte fricción se incrementa el porcentaje de almidón – como proveedor de energía – disponible para la alimentación. Además se produce un tratamiento longitudinal exhaustivo de las estructuras de los tallos. El objetivo seguido es garantizar un efecto estructural mucho mayor del ensilado, mejorando con ello la actividad de los rumiantes. El efecto estructural conlleva ventajas para la actividad de los rumiantes; únicamente la compactación en el silo ha demostrado aún insuficiencias en el pasado.